La poesía es un arma cargada de futuro... (Gabriel Celaya)

sábado, 3 de mayo de 2014

... Callando en verso.

SI EL HOMBRE PUDIERA DECIR...

Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz.
si, como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad
de su amor;
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo;
yo sería aquél que imaginaba,
aquél que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.
Libertad no conozco sino la libertad de estar preso
en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia
mezquina,
por quien el día y la noche son para mí,
lo que quiera.
Y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.
Tú justificas mi existencia,
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero; porque 
no he vivido.

LUIS CERNUDA.  
Poema perteneciente
a su libro "Los placeres 
prohibidos" (1931)

Luis Cernuda Bidou nace en Sevilla el 21 de septiembre de 1902 y muere en México, el 5 de noviembre de 1963. Fue un poeta y crítico literario, perteneciente a la española generación del 27. Estudia Derecho en la Universidad de Sevilla, siendo uno de sus profesores Pedro Salinas, quien lo anima a escribir. En 1927 publica su primer libro lírico, "Perfil del aire", libro atacado por Juan Ramón Jiménez, quien lo considera muy influenciado por Jorge Guillén. En 1929 se traslada definitivamente a Madrid, donde entablará amistad con los poetas de la generación del 27. Un desengaño amoroso le inspirará los libros "Donde habite el olvido" y "Placeres prohibidos". Posteriormente se involucrará en las celebradas misiones pedagógicas de la II República, con las que recorrerá los pueblos de Andalucía y Castilla. En 1936, poco antes de que estalle la guerra civil, interviene en el homenaje a Valle-Inclán y publica la primera edición de su obra poética completa hasta entonces, bajo el título "La realidad y el deseo". En 1937 se traslada a Valencia. Un año después parte al Reino Unido para dar un ciclo de conferencias y durante unos años trabajará como profesor de español en diversas universidades. En 1947 se inicia su exilio norteamericano, donde enseñará español en un colegio de señoritas, "Mount Holyoke", donde permanecerá hasta 1952, alcanzando su estabilidad económica. Tres viajes a México le hacen desear volver a vivir en un lugar donde se hable castellano en compañía del amplio exilio español acogido en ese país gracias a su gobierno y presidente. Se establece en México capital en 1952. Lugar en el que morirá en 1963.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada